Poemas

Un alba de silencio

Sólo una cosa sabe:
que espera un amor.
Por eso regresa, una
y otra vez, al refugio
sosegado de su corazón
y allí permanece en vilo,
sin que nada de fuera
importe, para en la
soledad ponerse a salvo
de las horas de fatiga,
de bochorno, de lo que sin
entender entiende.
Ella anhela un sentir distinto.
Pero, cómo expresar lo que
barrunta, no con ruido de
palabras, sino de silencios.
Lo que deslumbra va dentro,
el encuentro es adentro, lo
eterno está en los adentros.
Despojada de todo, sin nada,
para que Él lo sea todo, va
dando pasos, sin desertar de
la vida, hacia lo duradero,
hacia lo interminable, hacia
lo que existe para siempre,
para siempre.

Anuncios
Estándar