Artículos

El cepillo de la Iglesia

Promecal, 1 de mayo de 2015

Se escuchan falsedades y salidas de tono a porrillo, sobre supuestos privilegios económicos y dádivas a la Iglesia. Todo vale, a la hora de confundir y no decir lo que es como es. Todo, menos referirse con rigor a una tarea social y caritativa que habla por sí sola: casi cuatro millones de mujeres y hombres atendidos en sus más de ocho mil centros asistenciales, a lo largo del último año. O esos tres millones de comidas repartidas y 89.000 personas orientadas a la hora de encontrar trabajo. La atención, el acompañamiento, a 62.000 ancianos y a 60.000 inmigrantes, cualquiera que sea su religión o condición. Y mucho más. Como cientos de centros educativos y asistenciales, en beneficio de la sociedad entera. Esto, sin olvidar a millones de voluntarios que trabajan, día tras día -gratis et amore-, por los demás. Pero al grano: ¿Tiene o no tiene ventajas fiscales la Iglesia Católica? Lo primero que hay que decir es que, los dineros que recibe, no son una subvención del Estado, sino la parte del IRPF que los contribuyentes asignan para respaldar su triple misión de «celebrar la fe, anunciar el Evangelio y vivir la caridad». La Iglesia recibe el mismo trato fiscal que partidos políticos, sindicatos u Organizaciones no Gubernamentales, Cruz Roja, la ONCE… Ni más, ni menos. El mismo que se da a otras confesiones como las comunidades protestantes, judía o islámica. Año tras año, cuando llegan estas fechas, reaparece el tema de los privilegios de la Iglesia. Un debate que coincide con la recaudación del IRPF. Algo que no deja de ser sospechoso, si tenemos en cuenta que es el momento de marcar o no marcar la “x” en la declaración de la renta. Por eso conviene dejar claro que marcar esa “x” no significa pagar más, ni que devuelvan menos. Incluso se pueden señalar las dos equis: la de la Iglesia y la destinada a otros fines sociales. Y yo, que me siento hijo de la Iglesia, quiero aprovechar esta columna mía de hoy para dejar claras estas cosas, que se intentan enredar y ocultar, o algo que se le parece mucho.

Anuncios
Estándar