Artículos

Esfuerzo, trabajo, decencia

Promecal, 9 de octubre de 2015

España no prepara bien a sus jóvenes para el mercado. Vamos, que parecería que nuestra educación da la espalda a lo laboral. Nos falta formación práctica. Eso, al menos, es lo que asegura la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un informe de hace unos días. El aviso es claro: e vinculamos más y mejor la educación y la formación con las nuevas alternativas que ofrece el mercado laboral, o iremos de mal en peor. Educar no es fácil. Dicen los africanos —de quienes mucho tendríamos que aprender en esta Europa de la náusea, en lo que a respeto a las personas mayores y a enseñar en casa se refiere— que a la hora de educar es toda la tribu la que debe implicarse en la que es ciertamente nuestra principal tarea: educar, educar, educar. Es decir: padres, abuelos, maestros, hermanos, amigos, compañeros, tíos, primos… Sí, ayudar a crecer como personas, que es al final de lo que se trata, no es fácil, ni lo ha sido nunca. Me han llamado la atención unas palabras de Rafa Nadal —cuyo buen sentido hace de él uno de los personajes públicos más sensatos de este país, a pesar de su juventud—, en las que confiesa un secreto: que desde que era niño, cuando ya apuntaba maneras y hasta despuntaba como ganador de algunos torneos importantes, su “tribu” supo hacerle ver que su único mérito era pasar una bola de tenis por encima de una red. Que lo que verdaderamente importaba en la vida era, además de hacer bien su trabajo, era el nunca conformarse y ser decente. «Aprendí la lección, la interioricé y me ha servido de guía a lo largo de mi vida personal y profesional», asegura el universal tenista. Supo así Nadal que lo importante no era sólo jugar bien al tenis y pasar la bola por encima de la red, sino compartir valores y esforzarse por adquirir y transmitir una buena formación. Cultivar el amor por el trabajo bien hecho; ser honrado y cabal. En definitiva: dejarse educar para encarar la vida de una forma diferente, para ser plenamente personas.

Anuncios
Estándar