Artículos

Rol de cornudos

Promecal, 27 de noviembre de 2015

Está el cornudo de regadío, que precisa de mimos y arrumacos y, el de huerta, que es como el de regadío, sólo que más brioso y exquisito. Y luego el cornudo de secano, que es «de cuerna dura y resistente, aunque no muy desarrollada». Especie peculiar de las economías agrícolas y mesetarias. De esta inmensa y selvática variedad de cornamentas da cuenta, con talento y prodigiosa desvergüenza, Camilo José Cela en su Rol de cornudos, escrito desde el más impecable rigor científico, con el único ánimo de ayudar a esclarecer su situación y a sobrellevar su carga, a aquellos que son víctimas —unos más conscientes, otros menos—, de los caprichos y devaneos de sus parejas sentimentales. El barbirrojo y cojo don Francisco de Quevedo y Villegas, veía cabrones por todas partes. Y algo de eso nos sucede a muchos, últimamente. Que vemos astados a diestro y siniestro. Circunstancia que me anima a desempolvar ese Rol de cornudos. Entre todos ellos, merece mención especial el cornudo demócrata, que es aquel que se rige por el principio de «cada hombre, un voto; cada mujer, un coño. ¡Si esto no es democracia, que venga Dios y lo diga!». Luego está el demócrata-cristiano que es, tal vez, uno de los que más peligro tiene, por aquello de que es «especie indecisa y por ende, partidaria de templar gaitas». Sería injusto olvidarse, en esta relación, del cornudo tecnócrata, especie muy peligrosa, por su mal fario y empeño en hacer la puñeta desde el Boletín Oficial del Estado, mientras hace la vista gorda ante cualquier amancebamiento. Y qué decir del cornudo socialista, que adorna su cornamenta con prodigalidad de cuernos. Imposible olvidar al cornudo pepero, despabilado, cachondo y buen vividor. La mezcla del demócrata con el socialista da el venado socialdemócrata, fino y de escaso acierto. Reparemos, para terminar, en una de las cornamentas más rugosas y ásperas: la podemita, especie muy original y alborotadora donde las haya, amante de las emociones fuertes. Contra ella no hay defensa.

Anuncios
Estándar