Artículos, Promecal

A espabilar

Nos bombardean a toda hora con noticias que, más que información, son pura agitación y propaganda. Nos someten a una traca diaria de ideología, hechos manipulados y falsedades. Estamos rodeados de ayatolás que intentan llevarnos al redil. Quieren que nos sintamos como ovejas descarriadas, para hacer con nosotros lo que les venga en gana. Nos hacen desconfiar de todo: de los partidos, de sus representantes, de la justicia. De nosotros mismos. Así que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, lo encanallan todo. No hay que ser un lince, para darse cuenta de que un nuevo totalitarismo trata de abrirse paso entre los escombros. Pues no. Se tienen que enterar, tirios y troyanos, que aquí nadie se chupa el dedo. La única manera de hacer frente a tantas oscuridades es plantar cara. ¿Quién ha dicho que no se pueda regenerar la democracia, erradicar la corrupción, proteger al más débil, construir un país más justo? Bastaría con que una mayoría, dentro de la minoría, nos pusiéramos a ello con determinación, para conseguirlo. Las buenas prácticas, las medidas eficaces, vendrían por añadidura. De ti y de mí depende. Sembrar la integridad en lo público, es cuestión de las decisiones personales que tomemos en lo privado, para luego fijarnos objetivos compartidos. No hay viento favorable para quien no sabe a donde va. Pero por los derroteros del catastrofismo, de la fobia política, no llegaremos a ninguna parte. Aquí lo único que cuenta es lo que hagamos con lo que sucede. Volver a la limpieza ética desde actitudes personales comprometidas y muy honestas; progresar en lo moral. Levantar, entre todos, un sistema económico y social que no sea contrario a esos valores sobre los que se asienta nuestra cultura. Cualquier cosa, menos cruzarse de brazos y abrirse de piernas al avance bolchevique. ¿Acaso hay algo en la vida que no cueste esfuerzo? Frente a la manipulación: convicciones, valentía, decencia. De lo contrario, seguirán dándonos gato por liebre. Así que a espabilar.

Anuncios
Estándar