Artículos, Promecal

Elogio de la vida imperfecta

Promecal, fin de semana del 25 y 26 de mayo de 2019

Photo by Jack Hawley on Pexels.com

Cuando David se dispone a dar la batalla contra Goliat, Saúl lo protege con una armadura de aquí te espero. Pero el muchacho, con esos arreos encima, apenas logra moverse, por lo que se libra inmediatamente de aquellos capisayos y avanza desnudo, como vino al mundo, contra el enemigo. Y así, provisto de una honda con cinco cantos rodados, vence al gigante.

Triunfa el que parecía más frágil. Entender la imperfección de la vida y saber lidiar con ella es, tal vez, una de las mayores pruebas de sensatez humana. ¿Quién no está sujeto a irritantes imperfecciones? Por eso es  más razonable asumir las propias limitaciones, que ir sobrado por la vida. Como es más inteligente, también, sobrellevar con paciencia a los demás, en lugar de esperar que cambien para adaptarse a nosotros.

A estas y otras vainas, que tienen que ver con lo quebradizo del ser humano, dedica su Elogio de la vida imperfecta Paolo Scquizzato, un escritor al que sigo de cerca, por su hondura y genialidad. Saber reconciliarse con los límites y carencias que nos singularizan, nos humaniza a  nosotros y a nuestras relaciones con los demás. La perfección no existe en esta tierra. Todo está marcado por la fragilidad y las sombras. Descubrir que precisamente allí está nuestra riqueza, es el mejor negocio que podemos hacer.

Para Scquizzato, nada de lo que llevamos  dentro merece ser despreciado, por más endeble que parezca. Nada. En realidad, es bien larga la lista de personas imperfectas que aúpan la vida, día tras día. Tal vez porque fueron conscientes de su verdad. Esa obstinación en que deberíamos ser de otra manera, para ser aceptados por los otros y hasta por Dios, no es una buena idea. No hay nada, dentro de nosotros, por más imperfecto que sea, por más limitados que seamos, que no nos ayude a crecer.

Lo que importa es conocernos, aprender a hacer buen uso de nuestros límites, para acoger y compartir. El resto es paisaje. Ganas de marear la perdiz e hinchar el perro. Nuestra flaqueza puede ser la fuerza más grande. ¿Quién lo diría? Cuando le tomamos el pulso a nuestros límites, es cuando comenzamos a andar en la verdad y experimentamos la humildad que no es otra que cosa que «andar en la verdad», al decir de  la Santa abulense. Sí, nuestra endeblez, es una fuerza más grande que cualquier otra. «Cuando soy débil, entonces soy fuerte», advierte Pablo de Tarso. Los perfectos no son gente de fiar.

Anuncios
Estándar