Noticias

Premios «Valores Constitucionales»

La Delegación del Gobierno en Castilla y León ha hecho público el comunicado que reproducimos a continuación, relativo a la concesión de los premios «Valores Constitucionales», que serán entregados el próximo 4 de diciembre, a las 17:00 h., en la sede de la Delegación del Gobierno en Castilla y León (C/ Francesco Scrimieri 1, 47014, Valladolid).

 

«A través de la Comisión de Asistencia a la Delegada del Gobierno, de la que forman parte la delegada y los nueve subdelegados

»La Delegación del Gobierno en Castilla y León acuerda conceder los II Premios ‘Valores Constitucionales’ al periodista Jesús Fonseca, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a las Fuerzas Armadas y labor social de Manuel Muiños Amoedo

»Los galardones serán entregados en un acto institucional, presidido por la delegada del Gobierno, Mª José Salgueiro, que se celebrará el próximo lunes, 4 de diciembre de 2017, a las 17.00 horas, en la sede de la Delegación del Gobierno, en Valladolid, en el marco de la celebración del Día de la Constitución Española

»27 de noviembre de 2017.  La Delegación del Gobierno en Castilla y León -a través de la Comisión Territorial de Asistencia a la Delegada que se celebró en Burgos el pasado 24 de noviembre, y de la que forman parte la delegada del Gobierno y los nueve subdelegados del Gobierno en la comunidad y el secretario general de la Delegación- ha acordado conceder los II Premios ‘Valores Constitucionales’, distinción que se otorga a instituciones y personas de Castilla y León que, por los méritos realizados, simbolizan y encarnan los valores y principios que recoge la Carta Magna.

»Estos galardones serán entregados a sus protagonistas en un acto institucional, presidido por la delegada del Gobierno, María José Salgueiro, que se celebrará el próximo lunes, 4 de diciembre de 2017, a las 17.00 horas, en la sede de la Delegación del Gobierno, en Valladolid, al que estarán invitados los representantes institucionales, sociales y de los medios de comunicación de Castilla y León, acto que se desarrolla en el marco de la celebración del Día de la Constitución Española.

»En la edición de estos reconocimientos en 2017, la Delegación del Gobierno ha decidido otorgar estos galardones, en tres categorías, al periodista y escritor Jesús Fonseca Escartín, en la Categoría Trayectoria Profesional; a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (Policía Nacional y Guardia Civil) y a las Fuerzas Armadas, en la Categoría Servicio Público, y a la labor social del sacerdote Manuel Muiños Amoedo, en la categoría de Solidaridad.

»Jesús Fonseca, en la categoría de Trayectoria Profesional La Delegación del Gobierno ha concedido al periodista y escritor Jesús Fonseca Escartín, actualmente delegado en Castilla y León del periódico La Razón, el reconocimiento en la Categoría Trayectoria Profesional, “por su trayectoria vital, a través de sus trabajos periodísticos y su gestión informativa dentro y fuera de España en diferentes medios de comunicación, en defensa de la Constitución, de la libertad de expresión y el derecho a la información”.

»Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas, en la categoría de Servicio Público La Delegación del Gobierno ha concedido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (Policía Nacional y Guardia Civil), y a las Fuerzas Armadas, el reconocimiento en la Categoría Servicio Público “por la defensa de los valores y principios constitucionales, garantizando la protección del libre ejercicio de derechos y libertades, la seguridad ciudadana, la legalidad e integridad territorial de España”.

»El sacerdote Manuel Muiños, por su labor social, en la categoría de Solidaridad La Delegación del Gobierno ha concedido al sacerdote Manuel Muiños Amoedo que, entre otras actividades es fundador y presidente del Proyecto Hombre en Salamanca, el reconocimiento en la Categoría de Solidaridad, “por su labor social, símbolo de los valores constitucionales de libertad, justicia e igualdad”».

Anuncios
Estándar

Con motivo del curso Los mundos del vino, organizado por la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

Noticias

Fotos de la presentación de Carlos Villar (director general de Bodegas Protos) en la UEMC

Galería
Noticias

Imágenes de la lectura de ‘El zaguán de los sueños’ en el Colegio Fonseca de Salamanca

Galería

Fotos de Wellington Dos Santos

Noticias

Imágenes de la XVIII Jornada de Literatura y periodismo de la Fundación Duques de Soria

Galería
Noticias, Promecal, rtvcyl

Mañana, en la UEMC, XVIII Jornada de Periodismo de la Fundación Duques de Soria

La Fundación Duques de Soria organiza las XVIII Jornadas de Literatura y Periodismo, bajo el título «El sometimiento del periodista a la cuenta de resultados».

  • FECHA: martes, 16 de mayo de 2017
  • HORA: 10:00 h.
  • LUGAR: Aula Magna de la Universidad Europea Miguel de Cervantes
    (C/ Padre Julio Chevalier, 2 – 47012, Valladolid)

Programa

10:00h Mesa Redonda

«El sometimiento del periodista a la cuenta de resultados». Modera: Ángel Cuaresma, delegado del Grupo Intereconomía en Castilla y León. Intervienen:

  • Lucía Rodil, subdirectora de Sociedad de RTVCyL
  • Eloy de la Pisa, redactor jefe de Deportes en El Norte de Castilla
  • Sonia Calleja, redactora jefe de la agencia ICAL
  • Arancha Jiménez, presidenta de la Asociación de la Prensa de Valladolid

12:00h Sesión Académica presidida por los Duques de Soria

  • Lección magistral a cargo de Celso Almuiña presidente del Ateneo de Valladolid, bajo el título: «La controvertida libertad de prensa. Mecanismos de control».
  • Palabras de Rafael Benjumea, Presidente de la Fundación Duques de Soria.
  • Clausura Imelda Rodríguez Escanciano, Rectora de la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

 13:00h Vino español y encuentro de los Duques de Soria con periodistas, invitados y participantes en la jornada.

(Entrada libre hasta completar aforo)

Estándar
Fotografías, Noticias

75º cumpleaños del Cardenal Blázquez en el Teatro Zorrilla

PHOTOGENIC/PABLO REQUEJO.

Cena en honor del Cardenal Blázquez, con motivo de su 75º cumpleaños, ofrecida por Enrique Cornejo en el Teatro Zorrilla

PHOTOGENIC/PABLO REQUEJO.

Con Jesús Julio Carnero y Enrique Cornejo

Estándar
Noticias, Uncategorized

Los periodistas y la sociedad del espectáculo: informar, formar, debatir

Conferencia pronunciada el 24 de noviembre de 2016 en el Club de Opinión Santiago Alba. La presentación corrió a cargo Juan Delgado, periodista y primer delegado de ABC en Castilla y León. Con agradecimiento a Felipe Martínez-Sagarra —presidente del Santiago Alba—, por su tesón y buen hacer.

El periodismo, como la poesía, es un arma cargada de futuro. Suele decir Luis María Anson, el primer nombre del periodismo en España y en el mundo hispano del siglo XX, que además de ciencia, estos oficios nuestros son un arte; un género de la literatura. Anson está, como casi siempre, cargado de razón: la poesía fue el género literario predominantre en el S. XVI, el teatro en el XVII; el ensayo en el XVIII, y la novela en el XIX.
Pero en el S. XX, y lo que llevamos del XXI, el género literario por excelencia ha sido y es el periodismo, bien sea a través del artículo, la crónica, el reportaje, la entrevista, el editorial o el simple comentario. Sin olvidarse nunca de los titulares y los pies de foto, y de esas imágenes, recordémoslo, que valen más que mil palabras. Rindo homenaje desde aquí a ese puñado de reporteros gráficos sin los cuales no habría periodismo.
Digámoslo con claridad, una parte sustancial de la mejor literatura española se hace en los periódicos. Y, al decir periódicos me refiero al periódico escrito, al periódico hablado —que es la radio—, y al periódico en imágenes, que es la televisión.
El periodismo es nuestro género literario más vivo. Y yo me siento orgulloso de procamarlo hoy aquí, en esta tribuna de pensamiento que se encuentra entre las más respetadas de España. Soy periodista porque quise serlo desde que tenía uso de razón. Nunca he querido ser otra cosa. Si volviera a nacer, volvería a serlo. Tenía yo 15 años cuando Lorenzo Muro, director de La Nueva España de Huesca, donde yo trabajaba como meritorio, me dijo algo que no he olvidado nunca: «niño, este es uno de los oficios más nobles que se puedan ejercer». Con el tiempo fui aprendiendo que esto era así, efectivamente, pero sólo siempre y cuando el periodista hace lo que toca. Lo que le corresponde: contar lo que es como es, y no como conviene o interesa que sea.
No estoy dando ninguna exclusiva si afirmo aquí que vivimos en la sociedad del espectáculo y del plató. Y hay que decir, aunque nos duela, que los periodistas tenemos mucha culpa en ese postureo, en ese empeño por banalizarlo todo. Tenemos que recuperar la esencia de nuestros fines, que no son otros que los que no son otros que los que inspiraron el alumbramiento de los periódicos, allá por el el siglo XVII: informar. Pero no sólo: también formar. Contribuir a crear criterio. Nosotros, los periodistas, estamos para dar cuanta de lo que pasa, desde luego. Es lo que la sociedad nos demanda. Aquello a lo que ustedes tienen todo el derecho. Pero estamos, también, para reconocer el acierto allá donde se produzca y denunciar el abuso. Cualquier atropello. Para desenmascarar la mentira. Y parecería que algunos están emperrados en que esto pase a un segundo plano.
Veamos: el periodismo es un contrapoder. Y no tendría perdón de Dios renunciar a esta tarea que la sociedad nos ha encomendado. Pero está sucediendo, y así lo denunciaba, precisamente en estos días Arturo Pérez Reverte, que «nunca en esta democracia, como en los últimos años, se ha visto un maltrato semejante del periodismo por parte del poder económico» —que, no nos engañemos, es ahora mismo el que más manda; y el de aquellos totalitarismos, de un lado u otro, que viven en el pensamiento único—. «Sería muy triste, que el objetivo elemental de nuestro oficio, que es el de invitar al lector a reflexionar sobre el mundo en el que vive, proporcionándole datos objetivos con los que discernir, y análisis complementarios para mejor desarrollar ese conocimiento, desapareciera». De nosotros depende.
A veces, al leer los diarios, al escuchar la radio o ver la televisión, uno tiene la impresión de que, en lugar de informar, formar y debatir, lo que estamos haciendo es confundir a nuestros lectores, radioyentes o telespectadores. Y lo que es peor, prosigue Pérez Reverte, «en lugar de ayudarles a pensar con libertad, convencerlos y hasta adoctrinarlos». Algo que no tiene pase.
Esto de que todo asunto polémico se transforme en lugar de en un relato razonado, en un pugilato visceral de gritos, alboroto y descalificaciones, es algo que tiene que ser desterrado de estos oficios nuestros. Es otra cosa muy distinta. Y si no somos capaces de sacarlo de este guirigay de sectarismo en el que nos han metido —porque nos hemos dejado sobornar y hemos querido—, nos va a ir muy mal. Por el camino del espectáculo que dan las cosas, no sólo perderemos la credibilidad de nuestros lectores, de nuestros radioyentes y telespectadores, sino porque estaremos traicionando nuestra razón de ser.
Lo diré claro, y hasta en voz alta, para que se me entienda bien: las redacciones no pueden estar contaminadas de ideologías y al servicio de los intereses y negocios de sus dueños y manda-más. Tiene que quedar claro: los periodistas no somos militantes de nada. Si acaso, del bien común, que es el mejor negocio. Y del entendimiento posible, al margen de los que buscan encanallar la vida para imponer cualquier totalitarismo.
«Desde la cima de mis ardorosos años», como decía Gardel —que por cierto, estarán de acuerdo conmigo en que canta cada día mejor—, mientras veo pasar la vida con afán y sin engaño, este gacetillero que les habla, sueña con una caudalosa corriente de periodistas capaces de plantar cara e informar desde lo que es como es, y no a merced de presiones, modas y calderilla. No puede ser todo política. Cuando todo es política estamos en el totalitarismo o, cuando menos, en la antesala.
El periodismo es mucho más que declaraciones de políticos, financieros y famosos, y cuanto emana en torno a ellos. Importa lo que importa: los hechos. Lo que sucede. Y sucede que el espectáculo está asfixiando el periodismo. Algo, por lo que los que nos dedicamos a esto, no podemos pasar. Y yo les pido que nos ayuden en ese empeño. No podemos seguir agotando al lector, al oyente o al telespectador. Aburriendo a todo bicho viviente con esta cantinela de declaraciones y contra-declaraciones.
Y en este punto, creo que merece la pena que me detenga en la relación entre el político y el periodista. Algo que no siempre se expresa como es debido. Ellos tienen una misión de cumplir. Sin su actuación, la democracia no sería posible, como tampoco lo sería sin nuestra modesta aportación. Recuerdo que, cuando Luis María Anson inauguró la delegación de la agencia EFE en el Chile de Pinochet, sucedió algo que les voy a contar: el dictador había enviado a un general en representación suya. En un momento determinado, Luis María Anson dijo: «es preferible un país sin gobierno pero con periódicos, a un país con gobierno pero sin prensa libre». El militón abandonó la sala en aquel momento, con gesto airado.
Pero yo voy más allá. A lo periodistas nos conviene conviene entendernos con los políticos, y hasta hacer buenas migas. No pasa nada. A fin de cuentas, ellos y nosotros estamos, o deberíamos estar en la búsqueda del bien común, que es el mejor negocio. Lo que no tiene pase, insisto, es que nos convirtamos en marionetas movidas a su antojo.
Si nos diéramos cuenta del miedo pavoroso que tienen al periodista independiente los poderes financieros y los notables de cualquier ámbito —los influyentes y privilegiados—, aquellos que se sirven de la política para su beneficio, no dudaríamos en plantar cara a sus manejos y a sus amenazas, tan sutiles, casi siempre.
Los periodistas estamos para contar las cosas, como ya he dicho. En esto creo que todos estamos de acuerdo. Pero también para comentarlas y reflexionar serenamente sobre la actualidad y hacerlo con originalidad y absoluta lealtad a los hechos, que son sagrados. Y hasta con ironía y buen humor. Por eso son tan necesarios periodistas bien formados. Capaces de discernir. Preocupados por aspectos de carácter existencial y social. Comprometidos con la verdad. No manipulables. Siempre atentos a lo que pasa. Insobornables.
Casi nada, ¿verdad? Pues esto es posible. Lo único que hay que hacer es trabajar con empeño, con humildad. Observar las cosas con mirada limpia, para contarlas con naturalidad. No ser comparsa de esta imbecilidad ambiental que parecería que quiere sofocarlo todo. Y aún menos cómplices de cualquier poder que envilezca estos oficios nuestros y reste credibilidad a nuestra profesión. El mayor peligro, es el título que encabeza esta conferencia: la sociedad del espectáculo. Analfabeta y sin convicciones.
Ojalá fuéramos conscientes los periodistas, en esta hora de España, que el ruido de la calle no es superior al de la ley y al del derecho. Y que todos debemos regenerarnos. También los periodistas estamos necesitados de esa regeneración que exigimos tantas veces a los demás y no nos aplicamos a nosotros mismos.
Tal vez sea el momento de hablar de nuestra responsabilidad. De nuestra hoja de ruta. Pues tan sencillo como hacer el periodismo de siempre. Aquel que contribuye a cimentar aquellos valores imprescindibles para levantar la vida. Para construir una sociedad mejor desde lo fiable y contrastado, y no desde la nota de prensa interesada, cuando no manipulada, tendenciosa.
Este, y no otro, debería ser el santo y seña: responsabilidad, independencia, criterio. En la era digital, de las redes sociales y del ‘todo vale’, los periodistas somos más necesarios que nunca. Imprescindibles, me atrevería a decir, para contar y explicar lo que pasa, más allá del espectáculo diario, del circo y de la farsa. Nosotros no estamos aquí para resolver problemas, pero sí para comprometernos con aquellos principios y convicciones indispensables que una sociedad libre necesita para avanzar, para crecer.
Estamos aquí, también, para formar una opinión pública seria, que arroje luz y no que contribuya a oscurecer aún más el panorama. Por eso es tan necesaria la investigación periodística; la pasión —lo repito— por contar lo que es como es y no como conviene que sea. Por debatir desde la serenidad y la razón. Esa que creemos tener cada uno, y que está bien que defendamos y que, entre todos, la sostengamos.
Decía, no hace mucho, el subdirector de El Norte de Castilla, José Ignacio Foces que «en medio de la sobredosis informativa que vivimos, en medio de esta sobrecarga, sucede que la ansiedad por saber nos lleva a un exceso de información que nos esta conduciendo a la fatiga. A un aluvión de datos que a menudo no logran decirnos lo que debemos saber». ¡Qué importante es esto!: para eso estamos los periodistas. Para decir lo que debemos saber.
Así se hace el verdadero periodismo: con valentía, sin pelos en la lengua: «los periodistas —afirma Foces en otro artículo reciente—, somos los garantes de que la sociedad reciba noticias verdaderas. Los vigilantes de que los poderes públicos desarrollen su labor con respeto al ordenamiento jurídico que la rige, y tenemos el deber de ayudar a nuestros lectores, a nuestros radioyentes y telespectadores a formarse una opinión propia. Nunca manipulada. La misión informativa, formativa y orientadora de los medios de comunicación está más que viva que nunca».
Nuestro reto es un periódico escrito, hablado, televisado. Un periódico más esencial, más vivaz, mejor hecho. Y eso es una obligación nuestra, de los que nos dedicamos a esto. Y si no lo hacemos será culpa nuestra. Somos creadores de opinión y en ningún caso podemos dar protagonismo a cualquier falsedad o infamia.
Quisiera insistir en algo que ya he dicho: la banalización de todo. Uno de los mayores peligros a los que nos enfrentamos. Hay que estar muy vigilantes para no acabar siendo cómplices de lo más repugnante. Para plantar cara a la zafiedad y a la ordinariez; al mal gusto, a la vulgaridad y al exabrupto. Un periodista que se resiste a caer en estos excesos, se ha convertido hoy día en un periodista heroico. Y necesitamos muchos así.
No todo puede ser espectáculo, carente de cualquier rigor y moralidad. Y los periodistas —empujados por unas razones u otras—, hemos entrado a ese trapo. Mal hecho. No debería ser para nosotros semejante estercolero. Por suerte, no todos los profesionales del periodismo hacen buenas migas con semejante infamia. Son muchos los que se afanan por buscar noticias y contar las cosas como son, por investigar. Muchos, los que no se pliegan a la presión del poder. El problema está, tal vez, en que estamos aceptando demasiadas cosas sin plantarnos como colectivo al uso que se quiere hacer de nuestra profesión.
Un periodista debe conocer muy bien qué principios no son negociables. Me refiero, a los del derecho natural. Esos que son comunes a toda la Humanidad. Ligados a la defensa de la dignidad de la persona. A la protección de la vida en todas sus etapas. Desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. En fin, un buen gacetillero es aquel que sabe centrar el tiro e ir a lo esencial. Que no cae en lo efímero, en lo banal. Que se atreve —y me atrevo a decirlo aunque no sea políticamente correcto— a defender verdades eternas. Esas que no están de moda, tal vez porque cuesta demasiado encarnarlas en el diario vivir.
El buen periodismo —y voy terminando—, tiene que llevarnos a pensar, a profundizar en los hechos y a sacar consecuencias. A compartir pensares y sentires desde la libertad y el respeto. A buscar y encontrar sentido a lo que nos pasa. Es un hecho que internet está modificando nuestras costumbres y que el mundo es ya distinto con este fácil acceso a la información. Pero eso no significa, para nada, que el periodismo vaya a dejar de existir tal y como lo concebimos. Al contrario: necesitaremos profesionales más cultivados, mejor formados, más atentos a la realidad, más reflexivos. Capaces —como dicen las gentes de la tierra adentro— de distinguir el trigo de la paja.
Les pondré un ejemplo reciente, de estos días: la red social Facebook ha anunciado que impondrá filtros a la difusión de noticias falsas, y bloqueará las fuentes de esas noticias. El motivo ha sido las erróneas informaciones difundidas durante la reciente campaña electoral a la presidencia de los EEUU, y que han influido en millones de usuarios a favor de uno de los candidatos, tal y como el propio Obama denunció recientemente durante su visita a Berlín. Ahí lo tienen.
Ayúdennos a que haya profesionales con criterio, capaces de no sucumbir a lo superficial. Planten cara y no dejen pasar una. Tenemos, entre todos, que ser capaces de sobrevivir a esta sociedad del surfeo. Lo surfeamos todo, sin ahondar, sin ir a lo esencial. Banalizamos hasta la muerte. Y esto no puede ser. Honestidad, honestidad, honestidad, cuanta más mejor. Y un reguero de humildad. Esas son las dos patas —o así al menos me lo parece a mí— sobre las que deberíamos caminar los periodistas para cumplir con esta tarea nuestra de poner voz y poner cara a tantas personas y a tantas cosas.
Tampoco se trata de contraponer los malos a los buenos. No es eso, no es eso… No es cierto —o no lo es enteramente— que el mal esté en la élites y el bien en el pueblo. Cuidado con los populismos. Atención al relativismo. Ojo avizor: el periodista debe tener muy presente que la noticia es siempre lo que desde el poder —desde cualquier poder—, se le quiere ocultar. Lo que no le dicen.
Los ciudadanos nos están reclamando una información veraz, de calidad, contrastada. Los poderes públicos deben saber que los medios de comunicación no vamos a ceder a la hora de ser permanentes vigilantes de su acción diaria. Ojalá seamos capaces de contribuir a que crezca una conciencia social que permita participar a mujeres y hombres en el debate. En el reto formidable de mejorar la sociedad en la que vivimos. Lo nuestro es muy sencillo: ofrecer una información de calidad en la que, los que nos lean, vean y escuchen, puedan confiar, sin agitación, sin complicidades que no nos corresponden. Sin contribuir al encanallamiento de la convivencia, o al encubrimiento de todo aquello que impide afrontar cualquiera de los males que nos afectan y que sólo resolveremos con la ayuda de todos.
A sabiendas de que no somos protagonistas de nada sino correas de transmisión. Gacetilleros, en el puro sentido de esta hermosa palabra. Tipos normales y corrientes que cuentan lo que sucede sobre el terreno y poco más. Bueno, sí: que intentan sacar a la luz, para conocimiento de la opinión pública, cualquier abuso o corruptela. Que lo hacen sin contemplación alguna. Mostrando la realidad que atravesamos. Algo que no es poco, ¿verdad?
Ni puede ser fácil ser periodista, ni conviene que lo sea. Dejémonos de ingenuidades y simplezas. El mundo, como muy bien advierte Federico García Lora en su oda a Walt Whitman, no es ni noble ni bello, ni bueno. El mundo no es ni blanco ni negro. Pero con que hagamos lo que tenemos que hacer para que esto no se vuelva una tiranía, habremos cumplido con nuestra responsabilidad. La libertad y la decencia son posibles.
No les quepa la menor duda. Como lo es, también, que el único miedo de los poderosos son los periodistas que no se venden ni se callan. Aquellos que ni se rinden, ni se resignan a la hora de arrojar la verdad al ruedo de la vida. A esos compañeros, que pelean aquí, en esta tierra, en cualquier lugar del mundo, y que pagan a veces con su vida por defender todo esto (más de 100 periodistas han sido asesinados en el último año). Y a los secuestrados y golpeados, a los ausentes, dedico estas torpes palabras de hoy, y les pido, para ellos, un fuerte aplauso.
Muchas gracias.

Estándar